RUMBO AL COSMOS, nueva exposición del Museo de las Ciencias Príncipe Felipe

01/01/2000

Viernes, 21 de diciembre de 2001 El vicepresidente primero del Gobierno Valenciano, José Luis Olivas, inauguró hoy la macroexposición Rumbo al Cosmos, que albergará durante el próximo año el Museo de las Ciencias 'Príncipe Felipe'. Con una superficie total de 4.000 metros cuadrados, esta muestra se basa no sólo en la presencia de elementos reales de la historia espacial, sino también en contenidos diversos representados en maquetas, imágenes, así como diversos módulos interactivos y audiovisuales. Incluye, asimismo, un aula futurista juvenil para futuros cadetes del espacio y un Planetario-Burbuja para los más pequeños.

Tras realizar el recorrido por la exposición, José Luis Olivas manifestó que, sin duda, 'se trata de una de las exposiciones sobre el cosmos más relevante del mundo y la más importante de Europa porque contiene elementos del Museo Memorial de la Cosmonáutica de Moscú, de la NASA, la ESA y la propia Universidad de Valencia'. Según el vicepresidente primero del Gobierno Valenciano, Rumbo al Cosmos 'es la gran exposición del 2002, que responde a la filosofía del Museo de introducir exposiciones nuevas para que el público no venga una sóla vez a visitarlo'.

José Luis Olivas destacó la 'labor desarrollada estos últimos meses por el personal del Museo de las Ciencias Príncipe Felipe, bajo la dirección de Manuel Toharia, para llevar a cabo esta exposición, la primera de producción propia'.

Satélites, cohetes, meteoritos, trajes espaciales, representaciones astronómicas del Sistema Solar o colecciones únicas conforman más de 500 elementos y objetos reales sobre el pasado, presente y futuro de la aventura espacial. Así, se podrá observar entre otros objetos sendas réplicas del Sputnik, el primer satélite artificial, y del Módulo Lunar Eagle, con el que Armstrong y Aldrin visitaron la Luna; diversos vídeos e imágenes fijas que ilustran aspectos muy variados de la actividad europea en el espacio; una maqueta de la Estación Espacial Internacional (ISS) y del Telescopio Hubble.

Por su parte, la Directora General de la Ciudad de las Artes y las Ciencias, MªPilar García-Arguelles, explicó que 'la exposición pretende deleitar a través de diversos objetos como la escafandra de la perrita Laika o la cápsula de Yuri Gagarin, al tiempo que intenta enseñar mediante un recorrido por la historia de la cosmonáutica rusa'.

La exposición interactiva Rumbo al Cosmos contiene suficientes elementos para cubrir cualquier espectro de edad, ya que, según García-Argüelles, ¿nunca el Museo va dirigido a un público determinado¿.

Por último, Manuel Toharia señaló que la exposición ¿intenta ofrecer elementos para el recuerdo y la emoción¿. Esta emoción se refleja en recortes de prensa que recogen uno de los hitos de la era espacial, la puesta en órbita en 1957 del primer satélite artificial, el Sputnik.

Para el director del Museo de las Ciencias Príncipe Felipe, la comprensión de Rumbo al Cosmos por parte del público debe enfocarse a través de tres vías fundamentales: la historia, los fenómenos científicos y el juego. ¿La idea es que al salir el público sabe más de la realidad cotidiana y de la historia espacial¿, concluyó Manuel Toharia.

Escuela de cadetes del espacio

Uno de los elementos expuestos más atractivos es la Escuela del Cadete del Espacio, un aula similar a las que habitualmente ocupa 'la Ciencia a Escena' pero dotada de tecnología de última generación y destinada sobretodo al público juvenil.'.
Uno de los elementos más atractivos es el aula futurista juvenil para futuros Cadetes del Espacio


En este caso, el monitor es un simpático robot que interactúa con el público, con una proyección y una serie de aparatos que tiene sobre su mesa de trabajo. El aula tiene una capacidad para 25 personas y en ella se imparte una clase sobre el Sistema Solar en sesiones de 15 minutos. El visitante podrá escuchar el sonido envolvente, sentir el suelo que vibra y disfrutar con efectos especiales de todo tipo.

Otro de los atractivos que muestra Rumbo al cosmos es el Planetario Burbuja, un taller de iniciación a la astronomía dirigido al público en general, pero muy especialmente a los más pequeños. Mediante un proyector de planetario, el monitor especializado enseña a localizar los planetas en el cielo, tocar y seguir una estrella, descubrir las constalaciones, saber por qué giran los planetas o el motivo por el que siempre vemos la misma cara d ela Luna, entre otros conceptos de la astronomía.