Un grupo de escolares participa en el taller dedicado a Foucault, científico que demostró la rotación de la Tierra

18-sep-2013

El Museo de las Ciencias exhibe uno de los péndulos de Foucault más largos del mundo
Un grupo de escolares participa en el taller dedicado a Foucault, científico que demostró la rotación de la Tierra

Un total de 28 alumnos de 3º y 4º de la ESO del Colegio Nuestra Señora de los Desamparados de Nazaret acompañados por sus profesores de ciencias e historia han participado hoy en el Museo de las Ciencias en un taller dedicado al físico francés Bernard Leon Foucault. Este científico nació tal día como hoy en 1819 y demostró con su famoso péndulo la rotación de la Tierra.

 ‘Están ustedes invitados a ver girar a la Tierra…” El impactante anuncio conmocionó a la sociedad parisina en 1851. La cita, en el Panteón de París: allí León Foucault con un cable de 67 metros y una bala de cañón de 28 kilos, demostró el giro de la Tierra, 220 años después de Galileo. La bala de cañón utilizada en aquel experimento cuelga desde 1995 del domo del Panteón de París.  Recordamos esta hazaña, porque tal día como hoy, 18 de septiembre, en 1819 nació el genial físico francés Jean Bernard León Foucault, padre del péndulo que sirvió para demostrar la rotación de la Tierra y que Galileo tenía razón.

Para celebrar esta efeméride el Museo de las Ciencias Príncipe Felipe ha organizado hoy el taller didáctico para escolares del centro Nuestra Señora de los Desamparados de Nazaret.  Con esta acción se pretende así divulgar en la exposición ‘El Péndulo de Foucault’ quién fue este científico y cómo demostró a través de su experimento la rotación de la tierra.

Observa cómo giramos... en la Calle Mayor del Museo

En la Calle Mayor del Museo de las Ciencias es posible admirar uno de los más largos Péndulos de Foucault del mundo. El péndulo, al girar, acaba empujando las bolas; éstas caen en la plataforma, realizada con madera de naranjo y olivo, señalando de forma sonora el evento.

El vaivén del péndulo no se amortigua porque un sistema electromagnético situado en el techo mantiene su oscilación y permite observar su giro, lento pero continuo, en el sentido de las agujas del reloj. Aunque, gracias a Foucault, sabemos que se trata de una ilusión: es el edificio- y, con él, el planeta entero- el que realmente gira ‘bajo’ el péndulo.

Todo lo que nos rodea gira, con el planeta, cada 24 horas. Además, la Tierra gira en torno al Sol, y el Sol, y sus planetas en torno a la Vía Láctea,… Pero el Péndulo de Foucault ignora todos esos movimientos: está alineado con el Universo.