Los exteriores del Museo de las Ciencias acogen la exposición 'La Física en nuestras vidas'

12-jun-2014

Producida por el Centro Nacional de Física de Partículas, Astropartículas y Nuclear (CPAN)
Los exteriores del Museo de las Ciencias acogen la exposición 'La Física en nuestras vidas' Los exteriores del Museo de las Ciencias acogen hasta el 3 de agosto la exposición del Centro Nacional de Física de Partículas, Astropartículas y Nuclear (CPAN), “La Física en nuestras vidas”, una serie de fotografías y textos que destacan los beneficios que la investigación en estas disciplinas científicas producen en la sociedad. Un total de 28 paneles informativos situados en el Paseo Sur muestran diferentes experimentos internacionales, con una importante contribución española, que tratan de aportar conocimiento sobre algunas de las incógnitas más relevantes en el campo de la física actual como los orígenes del Universo, de la masa y de la materia, la naturaleza de energía y materia oscura o la antimateria.



La muestra de libre acceso, inicia su itinerancia en la Ciudad de las Artes y las Ciencias y, entre otros ámbitos, recoge el nacimiento de la World Wide Web en el CERN, el desarrollo de técnicas de diagnóstico y terapia en Medicina o las aplicaciones de los aceleradores de partículas en energías renovables, industria o estudios sobre patrimonio artístico.



La investigación del mundo microscópico revela de qué está hecha la materia que compone todo lo que vemos en el Universo, y trata de dar respuesta a algunos de los interrogantes más importantes de la ciencia actual: ¿qué es la materia oscura, que compone el 25% del cosmos? ¿Por qué desapareció la antimateria tras el Big Bang? ¿Cómo surgió la masa de las partículas elementales, permitiendo la formación del Universo de materia como lo conocemos?



Sin embargo, para estudiar lo más pequeño son necesarios instrumentos científicos colosales como el Gran Colisionador de Hadrones o LHC, el mayor acelerador de partículas del mundo operado por el CERN en la frontera franco-suiza, cerca de Ginebra. Estas tecnologías utilizadas para detectar las partículas producidas han permitido desarrollar técnicas cada vez más precisas para diagnosticar y tratar el cáncer.



De la necesidad de compartir información entre los físicos de partículas de todo el mundo nació la World Wide Web, el lenguaje en el que se basa Internet. Este desarrollo nació en el CERN y se puso a disposición de la sociedad de forma gratuita. Asimismo, la tecnología de aceleradores y detectores de partículas permite fabricar paneles solares más eficientes, analizar compuestos con interés industrial y farmacéutico o caracterizar obras de arte de forma no destructiva.



Además de estos ejemplos, la exposición hace hincapié en la importancia de la investigación básica en la formación de los científicos del mañana, así como en los retornos económicos que se obtienen de la participación española en grandes experimentos como el LHC. La muestra destaca la participación española en grandes experimentos y laboratorios en todo el mundo, participación que se promueve de forma coordinada por el CPAN. Asimismo, este año se celebra el 60 aniversario del CERN, que colabora con esta exposición.