Expertos internacionales debatirán sobre los últimos avances en el tratamiento de la hiperamonemia y la encefalopatía hepática

04-sep-2007

El Museo de las Ciencias Príncipe Felipe acogerá, del 9 al 11 de septiembre, el Simposio Internacional sobre Hiperamonemia y Encefalopatía Hepática en el que se darán cita más de un centenar de especialistas. Entre los participantes, se incluyen los principales investigadores que estudian las bases moleculares de la encefalopatía hepática y aquellos que proponen o aplican nuevos tratamientos clínicos.
Expertos internacionales debatirán sobre los últimos avances en el tratamiento de la hiperamonemia y la encefalopatía hepática

 

La reunión está organizada por la Cátedra Santiago Grisolía, adscrita a la Fundación Ciudad de las Artes y las Ciencias, que tiene como objetivo presentar en la Comunitat Valenciana los últimos avances científicos y clínicos en distintos campos de la Biomedicina y la Neurociencia.

La cirrosis hepática, y otros tipos de fallo hepático, tanto agudos como crónicos, son una de las principales causas de muerte en los países occidentales. Más de 12.000 personas fallecen cada año en España como consecuencia de estas enfermedades, de las que más de 1.000 personas proceden de la Comunitat Valenciana. En la Unión Europea, la cifra de fallecimientos al año por enfermedades hepáticas crónicas se eleva a más de 65.000 personas.

Además, los pacientes con cirrosis hepática crónica pueden vivir bastantes años con episodios intermitentes de encefalopatía hepática, que pueden disminuir su capacidad intelectual, actividad y coordinación motoras, ritmos de sueño y vigilia, capacidad de atención, etc. Estas alteraciones disminuyen la calidad de los pacientes y de sus familiares. La encefalopatía hepática puede llevar al como y a la muerte.

En este Simposio se presentarán los últimos avances en el conocimiento de los mecanismos por los que las enfermedades hepáticas conducen a alteraciones neurológicas cognitivas, motoras y en los ritmos de sueño. Se analizarán las alteraciones en la neurotransmisión cerebral; la contribución de la inflamación, la neuroinflamación y la presencia de edema cerebral a las alteraciones neurológicas. También se tratará si existe una predisposición genética a sufrir más alteraciones neurológicas para el mismo grado de fallo hepático.

La detección temprana de las primeras etapas de encefalopatía hepática mínima podría servir para mejorar la calidad de vida de los pacientes, prevenir o retrasar la aparición de episodios más graves de encefalopatía y prolongar la supervivencia de los pacientes. Se debatirá la utilidad de diversos procedimientos nuevos para la detección de la encefalopatía mínima. Por último, se analizarán algunas nuevas aproximaciones terapéuticas surgidas de los recientes avances en la investigación básica de los mecanismos que conducen a la encefalopatía hepática.

Algunos de los expertos que intervendrán en el encuentro son los doctores Roger Butterworth de Montreal (Canadá); Dieter Häussinger, de Dusseldorf (Alemania); Rajiv Jalan de Londres (Inglaterra); Karin Weissenborn, de Hannover (Alemania); Michael Norenberg, de Miami (EEUU); Vicente Felipo de Valencia; Jan Albrecht, de Varsovia (Polonia); Majed Odeh, de Haifa (Israel); Radesh Gupta, de Lucknow (India); Manuel Romero-Gómez de Sevilla; Marsha Morgan de Londres o Piero Amodio de Padua (Italia).