El Museo de las Ciencias celebra el centenario de Severo Ochoa con la exposición fotográfica ¿Severo Ochoa. Una vida dedicada a la ciencia¿

23-sep-2005

El Museo de las Ciencias Príncipe Felipe acoge a partir de hoy, en la Calle Mayor, la exposición fotográfica ¿Severo Ochoa. Una vida dedicada a la ciencia¿, con motivo de la conmemoración del centenario del nacimiento del premio Nobel español que se celebra mañana, sábado 24 de septiembre. La muestra reúne una colección de fotografías en gran formato, a través de la cual los visitantes realizan un recorrido a lo largo de la vida del célebre investigador donde se reflejan diferentes etapas de su trayectoria.
El Museo de las Ciencias celebra el centenario de Severo Ochoa con la exposición fotográfica ¿Severo Ochoa. Una vida dedicada a la ciencia¿

Con un total de 21 imágenes, "Severo Ochoa. Una vida dedicada a la ciencia" permite al público conocer su trayectoria científica, al recoger, entre otras instantáneas, su estancia en EE UU, su contribución al desarrollo de la ciencia en España con la creación del Centro de Biología Molecular, así como su vinculación y apoyo a los Premios Jaime I que otorga la Generalitat Valenciana.

El Museo de les Ciencias Príncipe Felipe se suma de esta manera a la celebración del centenario de Severo Ochoa que se conmemora mañana, sábado 24 de septiembre. Este año se cumple un siglo del nacimiento de Severo Ochoa, cuyas investigaciones sobre la síntesis del ácido ribonucleico facilitaron el camino para descifrar nuestro código genético. Unos hallazgos revolucionarios por los que recibiría el Premio Nobel en Fisiología o Medicina en 1959, convirtiéndose en el segundo científico español, tras Santiago Ramón y Cajal, en ser reconocido con este prestigioso galardón.

Nacido en Luarca (Asturias) el 24 de septiembre de 1905, Severo Ochoa contribuyó decididamente al desarrollo de la ciencia en España, así como al despertar de la Bioquímica y Biología molecular en nuestro país, ya que estimuló la creación de la Sociedad Española de Bioquímica y del Centro de Biología Molecular Severo Ochoa, que se puso en marcha gracias a su apoyo y entusiasmo.

Asimismo, ejerció una influencia directa sobre los numerosos discípulos españoles que acogió y formó en su laboratorio de EE UU, como Santiago Grisolía, Margarita Salas, Eladio Viñuela, Antonio Sillero, César Nombela y César Haro, aunque también lo hizo indirectamente con otros científicos españoles.

El legado de Severo Ochoa

El Museo de les Ciencias Príncipe Felipe acoge en la planta segunda el legado de Severo Ochoa. Un total de 106 medallas, entre las que destacan junto con la del Nobel, la medalla Nacional de Ciencia de EE UU, y 154 diplomas. Además, el legado se completa con títulos y objetos personales como regalos, archivos de correspondencia, cuadernos científicos, biblioteca, una toga de doctor honoris causa, entre otros.

También algunas fotografías de Severo Ochoa con hombres de ciencia, discípulos y colaboradores, junto con otras, entre las que destacan las relacionadas con la concesión del Premio Nobel, forman parte del homenaje a su obra. Cuadros de los científicos con los que se formó, una grabación de la obra de Severo Ochoa, presentada por su discípulo Santiago Grisolía, y algunas frases sobre sus principales descubrimientos, complementan la exposición dedicada a este genio español.