"La misión Marco Polo-R pretende visitar un asteroide próximo a la Tierra para retornar con muestras"

Dec 4, 2012

Entrevista con el Dr. Josep M. Trigo, que hoy imparte en el Museo la conferencia ‘Asteroides primitivos: objetivo astrobiológico de la misión Marco Polo-R'

Gracias a los astronautas que recogieron las primeras muestras de rocas lunares se lograron grandes avances en la investigación lunar, datando los cráteres y las cuencas de impacto.

En el mismo sentido, el retorno de muestras desde un NEO (Near Earth Object) permitiría contestar ‘importantes cuestiones sobre la cantidad y complejidad de materiales orgánicos y agua suministrados a la Tierra primitiva’ señala el  Dr. Trigo, responsable de un grupo de investigación del Instituto de Ciencias del Espacio (CSIC-IEEC) especializado en el estudio de meteoritos y de los primeros materiales formados en el Sistema Solar. Junto a otros tres científicos españoles y una veintena de investigadores europeos y cinco norteamericanos, ha presentado a la Agencia Espacial Europea (ESA) el proyecto de la misión Marco Polo-R para traer a la Tierra material de un asteroide próximo a la Tierra  (NEA) denominado 2008 EV5.

De lo que nos pueden enseñar estas rocas extraterrestres y la ‘amenaza’ que suponen para la Tierra- hay más de 1.300 asteroides potencialmente peligrosos, aunque la frecuencia de impacto es ‘afortunadamente’ de unos 10 millones de años- hablamos con el Dr. Josep M. Trigo científico titular del Instituto de Ciencias del Espacio (CSIC-IEEC) , una temática apasionante que abordará hoy en su conferencia en el Museo de las Ciencias, a partir de las 19:30 horas, de libre acceso.

¿En qué consiste la misión Marco Polo-R? ¿Cuál es su principal objetivo?
La misión Marco Polo-R pretende visitar un asteroide próximo a la Tierra de naturaleza primitiva, emparentado con las condritas carbonáceas, y su principal objetivo es retornar muestras de su superficie a la Tierra para su estudio en nuestros laboratorios.

¿De qué depende que se acepte su puesta en marcha? ¿Cuándo podría iniciarse de ser aceptada?
Compite con otras misiones de clase media propuestas a la Agencia Espacial Europea. La decisión final será tomada a lo largo de 2013.

¿Qué condiciones encontrarán en estos “objetos”?
Los asteroides de pocos cientos de kilómetros de diámetro no experimentaron diferenciación química. Es decir, son objetos que no se fundieron como los planetas y cuyos materiales formativos son los que se encontraban en el disco protoplanetario hace 4.565 millones de años

¿Qué relevancia científica se puede obtener?
La misión Marco Polo-R pretende estimar cual es la cantidad de carbono y agua presente en un NEO primitivo, así como contestar importantes cuestiones sobre la cantidad y complejidad de materiales orgánicos y agua suministrados a la Tierra primitiva. Pretendemos conocer mejor la contribución de estos objetos a lo largo de la historia de la Tierra.

¿Qué información nos proporciona el estudio de los meteoritos?
Innumerable e insospechada por el gran público. Desde datar el origen del Sistema Solar, conocer el entorno en qué se formó, conocer la composición química de otros mundos, datar los procesos de formación y destrucción de planetas, asteroides y cometas, etc. De todo eso hablo en mis dos últimos libros “Las raíces cósmicas de la vida” de Ediciones UAB y “Meteoritos” de Catarata-CSIC.

Está implicado en la recuperación y estudio de los dos últimos meteoritos  que han caído en España, ¿Dónde cayeron? ¿qué tamaño tienen?¿qué información  contienen y qué les están enseñando?
Se trató de la condrita ordinaria Villalbeto de la Peña caída en el municipio palentino del mismo nombre en 2004 y la eucrita Puerto Lápice caída en ese pueblo de Ciudad Real en 2007. Fueron rocas fragmentadas en su brusca penetración en la atmósfera que produjeron mayoritariamente meteoritos de pocas decenas de gramos. Se recuperaron cerca de 5 kg del primero y menos de 1 kg del segundo pero nos aportaron información valiosa de dos asteroides del cinturón principal. Puerto Lápice, por ejemplo, procede de Vesta que actualmente está siendo cartografiado por la sonda Dawn de NASA.

¿Qué sabemos de los impactos de meteoritos en la Tierra y de su influencia  en su formación?
No hay duda, la Tierra nació de la agregación de cuerpos más pequeños. Terminó de consolidarse hace unos 4.500 millones de años pero la migración de Júpiter y Saturno hace unos 3.900 millones de años produjo una oleada de cuerpos ricos en materia orgánica y agua que enriquecieron la Tierra justo poco antes de que apareciesen las primeras formas de vida. Desde entonces el flujo de objetos ha decrecido exponencialmente pero todavía hoy alcanzan la superficie terrestre anualmente entre 40.000 y 80.000 toneladas de materia interplanetaria, principalmente en forma de diminutas partículas. Meteoros y bólidos nos recuerdan cada noche que el espacio interplanetario no está vacío.

¿Existen en la actualidad asteroides potencialmente peligrosos para la Tierra?
Y tanto. A mediados de 2012 conocíamos 1.309 asteroides potencialmente peligrosos, entre los cuales 152 poseían un diámetro superior a 1 km. Sin embargo, la frecuencia de impacto de un asteroide de 1 km es, afortunadamente, del orden de unos 10 millones de años.