↓

Sabías que...

... El pez luna es el más grande de entre los peces óseos pudiendo alcanzar los 3'3 metros de envergadura y 2.300 kilos de peso?

¿Sabías que las hembras pueden llegar a poner 300 millones de huevos? Descubre como son estos animales en la torre de Océanos del Oceanogràfic.
... El pez luna es el más grande de entre los peces óseos pudiendo alcanzar los 3'3 metros de envergadura y 2.300 kilos de peso? PEZ LUNA
Orden: Tetraodontiformes.
Familia: Molidae.
Distribución: mares tropicales y templados.
Medidas: puede alcanzar los 3.3 metros de envergadura y 23000 kilos de peso.
Alimentación: plancton gelatinoso, calamares, esponjas, crustáceos y pequeños peces.
Particularidades: la piel en estos peces carece de escamas pero está recubierta de una mucosa gelatinosa que le sirve de protección.

Los peces luna (Mola mola) son animales pelágicos (viven en alta mar) de zonas templadas y tropicales que se alimentan básicamente de plancton gelatinoso, entre los que destacan los cnidarios como la fragata portuguesa, ctenóforos y tunicados. También pueden alimentarse de calamares, esponjas, crustáceos y pequeños peces. Cuando nadan cerca de la superficie pueden dejar ver su aleta dorsal, lo que puede confundir a pescadores y extraños con la aleta dorsal de un tiburón.

Los peces luna del Oceanogràfic son alimentados a base de calamar y un preparado de gelatina para mantenerles perfectamente hidratados ya que en estado natural se alimentan de medusas que tienen un elevado contenido en agua.

En estado adulto puede superar los 3 metros de envergadura y alcanzar 2.3 toneladas de peso. El cerebro de un pez luna es bastante pequeño en relación al tamaño de su cuerpo. Un individuo de 200 kg de peso puede tener un cerebro de muy pocos gramos.

A pesar de ser peces de gran tamaño, son totalmente inofensivos. En medio natural pueden presentar gran cantidad de parásitos de los que se pueden desprender gracias a la colaboración de ciertas aves marinas que se posan sobre ellos mientras permanecen horizontales y estáticos en la superficie del agua. Su natación es lenta y torpe, aunque cuando lo requieren pueden aumentar la velocidad para escapar de posibles amenazas.

La piel en estos peces carece de escamas pero está recubierta de una mucosa gelatinosa que le sirve de protección.

Estos peces se encuentran emparentados con otros como los peces ballesta, los peces cofre o los peces erizo. Si bien es cierto que en su morfología no encontramos ningún parentesco, sí podemos hallarlo en su forma de nadar, pero sobre todo en la morfología de su boca, mas concretamente en su dentición. Todos ellos corresponden al orden de los tetraodontiformes, caracterizados por la ausencia de escamas o modificación de estas en placas óseas o espinas. La boca es pequeña, con mandíbulas fuertes, donde el maxilar y premaxilar se han soldado. Los dientes son robustos, pudiendo ser aislados o soldados en placas.

El pez luna no tiene ningún interés comercial ya que su carne no tiene buen sabor y es uno de los peces que más parásitos presenta, tanto en el exterior como en el interior de su cuerpo. En ocasiones estos peces suelen aparecer atrapados en redes de pesca.

Origenes de sus nombres
Curiosamente el pez luna se denomina en inglés “ocean sunfish”, que quiere decir “pez sol”. En España existe una leyenda que cuenta que cuando los pescadores salían a faenar por la noche y se encontraban con alguno de estos peces nadando torpemente cerca de la superficie, lo cofundian con el reflejo de la luna en el agua y desde entonces a este pez se le conoce como pez luna.

El nombre científico de este pez (Mola mola) es debido al parecido con la piedra que se empleaba en los molinos para moler el grano, la “muela”.

Reproducción
El pez luna se encuentra inscrito en el libro Guiness de los records, por su extraordinaria hazaña de poner 300 millones de huevos de una sola vez. Esto se relaciona con una teoría elaborada por los ecólogos denominada “Selección R y selección K”. en la que se plantean dos tipos distintos de estrategias reproductoras dependiendo de las condiciones del entorno. El hábitat de una especie determina las estrategias que esta seguirá para perpetuarse. Así, los animales que se adaptan a la vida en ambientes difíciles se les conoce como estrategas de la r, mientras que los que ocupan hábitats estables son los estrategas de la K.

Los estrategas de la r, suelen tener mucha descendencia y de muy pequeño tamaño con una maduración rápida, además no ofrecen ningún cuidado parental y se reproducen muy pocas veces a lo largo de su vida (semélparas).

Los estrategas de la K por el contrario tienen pocas crías, de gran tamaño y de maduración lenta a las que les procuran cuidado parental. Estas especies se pueden reproducir varias veces a lo largo de su vida (iteróparas).

El pez luna es un gran estratega de la R. ya que al vivir en un ambiente tan impredecible como el mar le resulta difícil encontrar pareja y las ocasiones que se presentan para aparearse son muy pocas.

Descubre a los peces luna en la instalación de Océanos del Oceanogràfic.