Sabías que...

... el nombre del cormorán proviene de la unión entre las palabras latinas 'corvus' y 'marinus' que significa 'cuervo marino?

Como las plumas de los cormoranes no son totalmente impermeables, una vez salen del agua después de haber pescado, han de extender sus alas para conseguir que éstas se sequen. Descubre a estas aves marinas en el Oceanogràfic.
... el nombre del cormorán proviene de la unión entre las palabras latinas 'corvus' y 'marinus' que significa 'cuervo marino?

CORMORÁN


Nombre científico: Phalacrocorax carbo
Nombre común: Cormorán
Orden: Pelecaniformes.
Familia: Phalacrocoracidae
Distribución: costas del océano Atlántico, sobre todo en Europa y Norteamérica.

Estas aves emparentadas con los alcatraces y los pelícanos (del orden Pelecaniformes) poseen unas plumas de un color verde lustroso con manchas blancas en la cabeza, cuello y costados. Durante los meses de verano (época de reproducción) también presentan manchas blancas en los muslos. El color de los ojos es verde, y poseen un largo cuello con un pico alargado y acabado en gancho.


Sus patas (de color negro), se encuentran palmeadas gracias a la presencia de una membrana interdigital entre sus cuatro dedos. En el caso de los patos esto sólo sucede entre los tres dedos.

Ponen entre 3 y 4 huevos de un color azul pálido que incubarán durante 28-31 días tanto el padre como la madre. Tras la eclosión de los huevos, los polluelos permanecen en el nido durante 50 días y a los 60 días ya saben volar perfectamente. Su esperanza de vida de unos 23 años. Ya de adultos, su tamaño oscila entre los 90 y los 100 cm desde las patas hasta la cabeza, y su envergadura (con las alas extendidas) puede alcanzar los 160 cm.


Curiosidades


Como aves marinas que son, es habitual observarlos en la costa aunque cada vez más se pueden observar también tierra adentro en lagos y estuarios. Los que viven en la costa, no suelen alejarse mucho de ésta y anidan en las cornisas que encuentran en los acantilados al abrigo de los depredadores, mientras que los que viven en zonas de interior lo hacen sobre árboles situados a pocos metros de los márgenes de ríos y lagos.

Son excelentes pescadores y buceadores y se alimentan de todo tipo de pescado. Pueden permanecer durante un minuto buceando llegando a sumergirse hasta 10 metros de profundidad. Cuando nadan, mantienen el cuerpo sumergido en dos tercios y a veces solo dejan aparecer la cabeza y el cuello fuera del agua. Como las plumas de los cormoranes no son totalmente impermeables, una vez salen del agua después de haber pescado, han de extender sus alas para conseguir que éstas se sequen. Este comportamiento es muy fácilmente observable.

Los japoneses han sabido explotar tradicionalmente las habilidades de pesca de estos animales. En la pesca con cormorán denominada tradicionalmente “Ukai” se ata a las aves a unos cabos y se les coloca un collar en el cuello con el diametro justo para que no puedan engullir grandes piezas de pescado.

Como este arte de pesca se realiza unicamente por la noche, los pescadores emplean grandes candiles de fuego para atraer a los peces hacia la luz. Una vez el cormorán ha capturado un pez, el pescador lo remolca hasta la barca y se lo extrae de la garganta. Esta técnica se emplea en la actualidad casi exclusivamente con fines turísticos.

Descubre a los cormoranes en el lago central del Oceanogràfic.