Arca del Mar y Edificio de E+I

EDUCACIÓN, CIENCIA E INVESTIGACIÓN EN EL OCEANOGRÀFIC Desde su puesta en marcha en 2003, la divulgación, investigación y el desarrollo de programas para contribuir a la conservación de la biodiversidad marina ha sido una constante en la trayectoria del mayor centro marino de Europa.
Arca del Mar y Edificio de E+I

El Oceanogràfic cuenta con un departamento de Investigación integrado por profesionales especializados en el mantenimiento, la biología y la sanidad de la fauna marina, que trabajan diferentes líneas de investigación, que se desarrollan tanto en las propias instalaciones como in situ. Destacan proyectos pioneros como la estimulación ovárica en la tortuga boba, especie en peligro de extinción, investigación que se realiza en colaboración con Rara Avis Biotec S.L.. También se desarrolla una terapia asistida con delfines, iniciativa que cuenta con el apoyo de la empresa Zoetis. Asimismo, se realizan  estudios bioacústicos de las belugas, y participa en el programa de detección de cetáceos en el litoral de la Conselleria de Medio Ambiente,  entre otros.

El Oceanogràfic dispone de laboratorios clínicos dotados de las últimas tecnologías y un edificio de Educación e Investigación que alberga los laboratorios para mantenimiento y labores de conservación de especies, además del ARCA del Mar, centro de recuperación y conservación. El Oceanogràfic colabora con la Conselleria de Medio Ambiente y más de 70 instituciones entre Centros Oficiales, Universidades, ONGs, Laboratorios de Investigación y Empresas privadas.

Área de recuperación y conservación de fauna marina: ARCA del mar

Gracias al Convenio de colaboración para el desarrollo de actividades de conservación y divulgación de la biodiversidad marina de la Comunidad Valenciana, firmado entre la Ciudad de las Artes y las Ciencias y la Conselleria de Medio Ambiente, el Oceanogràfic cuenta desde 2007 con una de las instalaciones más modernas y grandes del Mediterráneo especialmente diseñadas para la acogida y recuperación de tortugas marinas y delfines. El ARCA del Mar (Área de Recuperación y Conservación de Animales del Mar), permite el tratamiento de entre 15 y 20 tortugas al mismo tiempo. Este centro destaca por ser el mayor de España y uno de los mayores de Europa para la atención y rehabilitación de estos reptiles. 

La entrada de los reptiles en el centro responden a razones diversas, sobre todo a la pesca accidental (mediante palangre o red); otras causas menos habituales son la ingestión de plásticos y la colisión con embarcaciones. Las tortugas pasan un promedio de 136 días en las instalaciones antes de la suelta.

El Oceanogràfic participa así en el Protocolo de Varamientos de la Generalitat para ayudar en los procesos de rehabilitación de especies marinas amenazadas como son los mamíferos y las tortugas marinas que aparecen periódicamente heridas o enfermas en el litoral valenciano y que ha permitido que el porcentaje de recuperación de las tortugas se encuentre entre el 90 y el 95%. En 2010, se celebró la recuperación de la tortuga número 100;  hasta 2014, ya han sido recuperadas más de 200 tortugas.

El 3 de enero de 2012 cinco ejemplares de Tortuga boba (Caretta caretta) recuperadas en el ARCA se liberaron en el mar en una jornada que contó con más de 1.000 voluntarios. La suelta se realizó en la playa de la Punta, lugar en el que nacieron, en 2007, las primeras tortugas marinas en el litoral de la Comunitat Valenciana de las que se tiene constancia en más de 100 años.

En junio de 2014 se encontró en la playa de San Juan una puesta de más de 100 huevos de tortuga boba, especie gravemente amenazada. Es la segunda vez que se tiene constancia de una puesta en el litoral valenciano en los últimos dos siglos, la otra vez fue en 2007 en el Saler.

Para proteger a los huevos y maximizar la supervivencia de las tortugas, se trasladaron 80 huevos a la playa de La Punta en la zona protegida del Parque de El Saler. El resto de huevos se llevaron al Oceanogràfic donde permanecieron bajo control en incubadoras. A finales de agosto nacieron las tortugas en las instalaciones del Oceanogràfic y también las que estaban enterradas bajo la arena en la playa de El Saler, que se trasladaron al Oceanogràfic. Las crías de tortugas boba pasarán aproximadamente un año en el ARCA del mar, hasta que alcancen un tamaño suficiente para poder ser liberadas en el medio marino.

El público interesado en conocer el ARCA del Mar puede participar en las actividades 'Entrenador por un día' y en 'El otro lado del acuario'

Más información ARCA del Mar

Edificio de Educación e Investigación

El edificio, situado en el extremo este del Oceanogràfic, mantiene la imagen de arquitectura vanguardista y está dotado de instalaciones de calidad para el desarrollo de esta actividad. Con una superficie total de 1.000 metros cuadrados, cuenta con dos plantas, una inferior dedicada a la investigación y la superior que acoge las actividades educativas.

En la planta inferior se ubican las instalaciones destinadas a la actividad investigadora, que comprende una amplia zona de despachos y un laboratorio dotado con equipamiento de alta tecnología. Este espacio es de acceso restringido al personal investigador y profesional.

La planta superior alberga el espacio destinado a la oferta educativa dirigida al colectivo escolar. En total más de 750 metros distribuidos en cinco espacios con laboratorios y aulas-taller.

Además, cuenta con una biblioteca y sala de reuniones que permiten a los profesores, investigadores y personal docente mantener sus reuniones y coloquios, además de constituirse en el lugar ideal para la consulta y estudio.

 

Departamento de Educación

El Oceanogràfic cuenta con un departamento de educación formado por jóvenes profesionales con amplia experiencia en el ámbito de la educación ambiental, tanto formal como no formal. La finalidad del departamento es facilitar el conocimiento del mundo marino a todos los visitantes. Este conocimiento no se limita a la adquisición de unos conceptos sino que debe conducir a la generación de actitudes positivas hacia el mar y sus habitantes que resulten en un incremento de su protección y conservación.

Para lograr este objetivo el Oceanogràfic desarrolla un proyecto educativo ambicioso que cuenta con múltiples recursos: los propios animales y sus instalaciones, soportes informativos de diferentes tipos y actividades educativas diversas.
Una parte muy importante del proyecto educativo se dirige a los grupos escolares. Se pretende que la visita al Oceanogràfic resulte una herramienta útil para el profesorado y una rica experiencia de aprendizaje para los alumnos y alumnas. Gracias a sus grandes dimensiones y a su moderno diseño, el Oceanogràfic permite trabajar un importante número de contenidos curriculares de diferentes materias. Además, el mensaje de conservación que se quiere transmitir se integra perfectamente en el eje transversal de Educación Ambiental para cualquier nivel escolar.

El parque está concebido como una representación en miniatura de los mares y océanos del mundo. Nueve edificios diferentes llamados torres submarinas nos permiten acercarnos a los ecosistemas marinos más representativos. En su interior se exhiben más de 500 especies de animales en entornos naturalizados que reproducen fielmente las condiciones de su medio. Algunos aspectos del mundo natural que resultan complejos de trabajar en el aula pueden asimilarse aquí más fácilmente gracias a la observación directa. La clasificación de los seres vivos, la biología y el comportamiento de los diferentes grupos de animales, las adaptaciones, el funcionamiento de los ecosistemas y la influencia del ser humano son algunos de los temas que se pueden tratar durante la visita. Además de contenidos estrictamente biológicos y de educación ambiental, las instalaciones permiten también tratar aspectos geológicos, geográficos, históricos y culturales, enriqueciendo las posibilidades didácticas del parque y dando un enfoque multidisciplinar al estudio del mundo marino.

Campaña 'Pole to Pole'